lunes, 16 de enero de 2017

Feliz cumpleaños

No soy de letras de amor, no me gusta ser ñoñas aunque está más que claro que lo soy, creo que parte de la personalidad de uno se va cuando conoce a alguien, ese alguien que de repente pasa a rellenar los vacíos en su cabeza, vacíos que antes simplemente estaban por estar, ocupados en ocasiones por cosas innecesarias y estúpidas.

Creo sinceramente que el romanticismo no es más que una manera bonita de llamar a la idiotez, y es que en el fondo los románticos por suerte o por desgracia, no somos más que una panda de idiotas.


Me levanto como cualquier día

Legañoso y cansado, sin prisa

Preocupado por la vida

Los estudios, mi futuro, mis salidas

A un mundo lleno de locura

Lleno de ira

Me acerco al espejo y allí esta

Una sonrisa

Que me hace parecer idiota

No se quita

El recuerdo de esa muchacha

que pese a la distancia  me tira

a ser feliz sin más razón

que la de su presencia en mis días

en el desayuno tristeza,

no de esa mala sino de esa que anhela

momentos pasados de un año lejano

de esos desayunos juntos

esas miradas que hielan.

El futuro me ciega

No trato de descubrirlo 

Me vale con la espera

Y el sueño de volvernos a encontrar

Me llena

Con escalofríos que disfruto mientras pueda

Siento esa brisa

El recuerdo de tu acento, tu forma de ser

Tu risa

Poco a poco me convierto en idiota

Nadie avisa

Los momentos malos siempre merecerán

Yo un romántico sin mas

Cansado de tanta despedida.

Me miro al espejo y ahí estás…

viernes, 13 de enero de 2017

Noche de bares (Versionada)


Nadie sabe nadie piensa
Lo que una mirada puede hacer
Afecta

Donde se crean amistades
Y las risas vuelan
El tiempo desaparece
Se reinventa

Donde tu música se convierte en recuerdos
Presentes y sueños
Nadie sabe lo que una mirada puede hacer
Nadie sabe lo que vale,
 Que es lo que sale
En una noche de bares


Donde las penas se gritan a pulmón.
Donde se brinda por  el dolor.
Donde la locura se vuelve humana
 Los desconocidos, camaradas.
Los problemas quedan en la barra

Entre borrachos y camareros
 Jóvenes estudiantes y obreros,
Viejos con historias pasadas.
Las personas se conocen,
Y se unen en  la vida
Un recuerdo, un instante, una sonrisa.

Donde tu música se convierte en recuerdos
Presentes y sueños
Nadie sabe lo que una mirada puede hacer
Nadie sabe lo que vale,
 Que es lo que sale
En una noche de bares


Los hombres tristes se levantan
Buenos tiempos recuerdan
Ríen, se abrazan

Un consuelo para los que ya no aman
Un hogar sin comparaciones que abrasan
Un reencuentro para quienes poco hablan

La puerta siempre abierta
Siempre cerca,
 Para quienes quieran descanso
De una ciudad ruidosa, un mundo raro
En el que estamos encadenados y las libertades sangran.
Aquí no eres juzgado, no te atacan
Con miradas de prejuicio, los susurros callan
Siempre bienvenido
Un taburete en la barra
Que espera que alguien se siente
Pida y disfrute
Del tiempo que pasa

Donde tu música se convierte en recuerdos
Presentes y sueños
Nadie sabe lo que una mirada puede hacer
Nadie sabe lo que vale,
 Que es lo que sale
En una noche de bares



Ahí puedes ser tu mismo
Al margen de tu estatus, aparentar da lo mismo
Ella un alma libre,
Al margen de chorradas sexistas,
Le da igual quien la mire

Él presente en todos lados,
Pasota de nacimiento, triste y amargo
Bebiendo de trago en trago
Un líquido ya pagado
Que le hace vivir el ritmo de los pasos
De esa chica ya metida en su memoria
Desde el momento que cruzo la puerta
Y sus miradas se cruzaron

Ella cantando a voz en grito
El callado escuchando
Tomando una ronda de vida
En ese lugar tan deseado
Donde las mejores historias comienzan
Donde otras muchas terminaron

Todo empezó aquella noche
Entre desconocidos y vasos
Un saludo una mirada
Una mota de destino sabio.

Nadie sabe hasta qué punto una mirada puede entrar en una persona.
Allí, en una noche de bares.

domingo, 8 de enero de 2017

Canción de no desamor

Nunca he sido de los que siguen la corriente

Pasado ausente, siempre a punto de volar

Una piel como armadura

A prueba de dementes

Gente que nunca dura

Y siempre duele al final

Nunca me creí con suerte

Y llegas tú

Siempre en mi mente

Cual polilla en un abrigo por guardar

Una insurgente en una guerra por ganar

Alguien diferente, aunque para el resto sea igual.

Y llegas tu, para  engañarme, alguien normal

A mis  ojos perfecta, no importan los demás

Siempre presente cuando hay necesidad

Nunca me vi ausente

Extranjero en mi propio ambiente

Sintiéndome solo si no estás.

Me gustaría gritar

Cantar, bailar, saltar,

Llorar pidiendo que no vuelva

La parte de mí que ya no está.

Esa parte que te quedaste al verte

Sin querer quererte

Y sin poderlo evitar.

Nunca he sido de los que siguen la corriente

Pasado ausente, siempre a punto de volar

Una piel como armadura

Ahora rota, inerte

Por una chiquilla que mi mente

 No era capaz ni de imaginar.

No me lo explico y me da igual

Solo sé que tenerte es suficiente

El mañana,

 Dios dirá.


domingo, 1 de enero de 2017

Feliz año

E inevitablemente, un año más acaba de pasar ante nuestros ojos, y en mi caso nunca mejor dicho ya que cumplo a la par.

Hoy tras la resaca miro hacia estos últimos 365 días y no puedo evitar alegrarme y entristecerme a la vez.

Ha sido un magnifico año, de ello no tengo duda, ha tenido sus más y sus menos, pero de estos últimos apenas se reconocerlos. Ha sido un año empezado en una ciudad, continuado en otra y terminado en una tercera muy distinta, un año de esfuerzo, de asumir que la vida sigue, que los cambios ni son buenos ni son malos sino que simplemente son.

Un año que, como todos, no puedo evitar pensar en las personas perdidas, en agradecer a quienes están a mi alrededor. Un año de estudios y pasárselo bien, de preocuparse por el futuro, de esforzarse por aprender y disfrutar de cada momento, un año de volver a mi hogar y notar que siempre es distinto y a la vez igual, un año de mirar a Madrid, Salamanca, Málaga, Sevilla, Cádiz, Granada, Coruña, Bruselas, Colonia y muchas más.

Soy feliz, echo de menos a mucha gente y recuerdo a mucha otra de la que se que no voy a volver a saber nada, he conocido a quienes ahora considero parte de mi familia, he dudado y me he preocupado.

En definitiva he vivido, no sé que me esperará el 2017, ni el 18, ni el 19, de hecho no tengo ni siquiera prisa por saberlo, de momento ahora voy a tomar algo con muy buenos amigos y mañana Dios dirá.

Un abrazo a todos y Feliz Año, la vida sigue y eso siempre esta bien.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Sinsentido 5


No recordaré tu voz, pero si esas canciones que nos pasábamos con el tiempo.
Las risas quedaron atrás pero no aquellos sueños.
Sucede que cuanto menos se de ti mejor estoy y más ganas tengo de destruirme.
Sucede que ser feliz conlleva a odiarte seguir firme.
Y luchamos sin sentido
Una hora, un latido
Contra la vida contra el sino
Harto de tanto esperar
Quedar en el olvido
Tu atenta yo perdido
Buscando la verdad a tientas
Buscado algún sonido
En la luz tú esperas
Yo en la oscuridad metido
Un desastre de persona
Orgulloso en lo vivido
Y aquí cansado me refugio
Un cantante que ama lo que hace
Lo que toque, ame, escuche y sangre
Tú la musa yo el amante
El tiempo dijo que no
La distancia fue tajante
Te quedaste en un sueño dormido
Yo no más que un ignorante
Un sujeto que recuerda
Las cosas buenas del destino
Que nos hizo conocer en su Día
Y en su día nos rompimos
Son las cosas de la vida
Tratar de ganar y ser vencido
Asumirlo, tirar pa´lante
Nunca olvidar, no ser el mismo.
No recordaré tu voz, pero si esas tardes sin aliento.
Las risas quedaron atrás pero no mis sentimientos.
Sucede que cuanto menos se de ti mejor estoy, no es lo que quiero.
Sucede que ser feliz conlleva a odiarte, no me arrepiento.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Me gusta hablar

Me gusta hablar del desamor. Del desastre, del dolor, del corazón roto o derretido. No soy negativo, no estoy en contra del amor, estoy muy a favor y creo plenamente en su existencia, pero no le veo utilidad a hablar de ello, la ruptura en cambio…

Es ese momento justo cuando mas necesitamos de la música, de la poesía, del cine, la pintura, el baile, es en ese momento mismo cuando el arte se vuelve valioso, ahí existe el verdadero desahogo sin límites.

No quiero hablar sobre cuánto la quiero sino sobre cuánto la echo de menos, no sobre lo buena que es sino sobre lo jodidamente mal de la cabeza que estaba y lo mucho que ello me gustaba pese a llevarme directo al fondo del abismo.

No quiero hablar sobre el erotismo, sino sobre la soledad de uno y el recuerdo de este, quiero hablar sobre el aprendizaje del dolor, el agradecimiento hacia los peores momentos, esos en los que uno deja de ser uno mismo.

El amor no es útil, es objetivo, no es vida, es finalidad,  las piedras con las que te tropiezas son las que te hacen ver los baches que vendrán y elegir en las intersecciones, esas sí que son camino.

La tristeza tiene una belleza especial como la vida misma, el arte no es solo arte, enorgullécete de tus fracasos porque han hecho de ti lo que eres ahora, agradece a todas las personas que han pasado por tu vida el haber estado en ella y el haberse ido como se fueron.

No perdones, no tienes por qué perdonar pero si agradecer, nada termina, nada se para, todo continua, todo avanza, tu evolucionas.