viernes, 23 de septiembre de 2016

El farero


Allí, a lo lejos, donde el faro se encuentra.

La luz que guía el camino, la tranquilidad, esa soledad buscada, ¿Quién no ha soñado alguna vez vivir en un faro?

No sé lo que tienen que atraen con gran fuerza, no solo a los barcos sino también a las personas, esa imagen ya anticuada del farero que lleva a soñar a todo soñador.

El sonido de las olas chocarse contra las rocas, la espuma desaparecer…

El frío y la humedad te conducen a recuerdos de joven, esos recuerdos que sobresalen con cariño de tardes de lluvia, de épocas de familia, de juventud ya perdida pero bien vivida, de gente que ya no está a tu lado, ese ambiente de nostalgia que tanto nos apasiona.

Esa sensación de calor en el interior sabiendo que fuera hace todo lo contrario, el café o chocolate caliente…

Las gaviotas sobrevuelan siendo el único ruido proveniente de un ser viviente, por lo demás, tu respiración te marca el ritmo de vida, pausadamente.

Las montañas te rodean, demasiado lejos para resultar imponentes, simplemente forman parte del paisaje, al otro lado, el horizonte, la inmensidad del mar.

Cierras los ojos, notas el viento en tu piel, las gotas de lluvia fina en tu cara. Respiras hondo el aire limpio que te enfría el interior.

Te sientes libre, cansado, calmado, como la vida de aquel farero que en su día, decidió vivir en el mar.

martes, 20 de septiembre de 2016

Poemas del hoy, que no del mañana pasado (P3)


Vapor de la mañana con olor a café
Sonrisa diaria.
Momento tranquilo, sin nada que perder.
Preparación del nuevo día,
Respiración pausada como si nada pasara,
Solo tú y esa taza,
Mientras que el mundo sigue a tu alrededor,
No se para.
Activar las pilas de un reloj que siempre avanza.
Y las preocupaciones vuelven, pero con nueva cara.
Te das cuenta de que eres feliz,
Pese a todo,
pese a nada.
Como del ojo de un huracán se tratara,
Todo en ese momento es calma,
Preparándote para lo que se avecina,
lo que aguarda.
Vapor de la mañana con olor a café
Sonrisa diaria.

Momento tranquilo, sin nada que perder...

domingo, 18 de septiembre de 2016

Presente


Ahora mismo estoy viviendo un momento extraño de mi vida.

Un momento en el que lo único que puedo hacer es dejarme llevar, y me doy cuenta de que eso mismo es lo que he estado haciendo siempre, dejarme llevar.

Estoy harto de unos estudios que veo que no acaban nunca, de no haber logrado nada por mi mismo, de no haber salido a un mundo real al que veo que salen todos los que me rodean.

Harto de recorrer un camino prefijado ahora ya 6 años.

Me gusta lo que hago, pero siento que no avanzo, pasan los años sin haber hecho nada, sin haber sacado nada en claro, un año tras otros y estoy igual que antes, en la misma posición, sin un lugar fijo donde vivir, sin poder tomar decisiones propias, sintiendo que no estoy preparado para lo que viene, que no encuentro aquello que se me da bien.

Sueño pero a la vez que pienso en todo lo que quiero, veo que no lo consigo.

Me comparo y al igual que me incomoda estar solo, por ello mismo no me gusta estar acompañado.

Buscando mi lugar en la vida.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Guerra sin bandos

No soy machista ni hembrista, no soy feminista (por bueno que sea), no soy nada.

Creo en la igualdad y como tal no elijo un bando, no creo en el patriarcado, creo en situaciones  determinadas injustas debido a las diferencias de género.

Creo en los trabajos dados a la persona más adecuada para ellos, no al hombre, no a la mujer, no al que más se lo merece ni el que más se ha esforzado para conseguirlo, sino a la persona más adecuada, más competente, mejor formada, al mejor para ello al margen de ningún dato más.

Me importa una mierda tu religión, tu vida privada, ni tu tendencia sexual.

No creo en el orgullo de ningún tipo ya sea gay o hetero, no hay que darle importancia a algo que no la tiene.

Me da exactamente igual en que dios creas siempre y cuando respetes al resto, la religión no es el malo de la historia, sino todos aquellos extremistas que intentan imponer sus ideas frente a las de otros.

No me vengas conque eres blanco, negro, amarillo o cualquier otro color al que compares tu piel, yo tengo ropa de todos los colores y no por ello voy alardeando o quejándome, tu raza implica de donde provienes, siéntete orgulloso o no, eso es cosa tuya, no del resto, las injusticias del pasado no son cosa mía, las del presente y el futuro ya son otra cosa.

Creo que existen las situaciones estúpidas y despreciables en las que una persona es considerada inferior al resto (no niego esa realidad), creo en la igualdad sin bandos, en la lucha de desigualdades sin poner la etiqueta de raciales, género, religiosas, una injusticia es una injusticia y como tal hay que luchar contra ella.

En este mundo no hay lucha entre grupos, sino un solo grupo contra aquellos que no creen en los derechos de todos, luchar por los derechos de la mujer y del hombre, por los gays, heteros y cual sea su posición sexual y de género, luchar por el respeto a todas las religiones, por los derechos de los negros, no por ser negros, sino por ser personas, de los blancos, no por ser blancos, sino por ser personas, la raza implica procedencia, no valor.

Nadie es responsable de lo que hicieron nuestros antepasados, la culpabilidad quedó en sus tumbas, uno es responsable de sus propios actos.

No tiene razón de ser el tomar represalias por actos pasados, ni tú ni yo los sufrimos ni mucho menos provocamos.

No soy nada, no tomo bandos, todos somos iguales.

lunes, 22 de agosto de 2016

Elección

El trabajo duro y la paciencia dan resultados,

el amor existe y todo el mundo tiene a alguien esperando,

la gente es buena, las malas personas no son las que abundan,

todos estamos aquí por alguna razón,

la justicia está a la orden del día,

todos somos iguales.

Mentiras o no yo solo sé que no sé nada,

que el mundo está loco y es imperfecto,

que la felicidad se decide pese a todo.

Ataraxia.

viernes, 5 de agosto de 2016

Eu

No me da la gana ser meticuloso.
No me da la gana alinear mis versos, ser ordenado.
Encuadrar bien la imagen.
No cometer faltas de Hortografía.
Ser políticamente correcto.
No me da la gana preocuparme por poner expresiones infantiles, soy infantil.
No dar mi opinión por miedo a lo que opinen los demás.
No me da la gana cambiar mi forma de ser y escribir por gustar más.
Soy así, a quien no le guste que no me lea y a quien sí, bienvenido sea, ¡O vienbenido que cojones! Que os duelan los ojos al leerlo.
Y es que soy consciente que no soy bueno en lo que hago pero me gusta.
Soy consciente que no voy a ningún lado pero hago lo que quiero y no me veo haciéndolo de otra manera.
No quiero aprender, o mejor dicho no quiero que nadie me enseñe. La escritura es mi vida y como tal quiero experimentarla.
En el trabajo me encargaré de hacer las cosas como les guste al resto, fingir quien no soy.

Aquí soy yo mismo.

jueves, 4 de agosto de 2016

Esperando el bus

Miro a la gente a la cara
y pienso en sus años perdidos,
guardados a la ignorancia
del que cree que el mundo es para uno mismo.

Infinitos universos usando un mismo espacio.
El anciano triste recordando el pasado.
El bebe que tiene lo deseado.
La niña alegre con su muñeca de trapo.
El padre cansado preocupado por el paro.
Todos en la misma parada
de un bus que aun no ha llegado.

Miro a la gente a la cara
y pienso que somos iguales,
distintas vidas y miradas,
mismos valores e ideales.
Una vida en sociedad, diferentes libertades.
Convivencia en un mundo en el que todos somos protagonistas de nuestra propia existencia.
Realidades.