miércoles, 24 de agosto de 2016

Guerra sin bandos

No soy machista ni hembrista, no soy feminista (por bueno que sea), no soy nada.

Creo en la igualdad y como tal no elijo un bando, no creo en el patriarcado, creo en situaciones  determinadas injustas debido a las diferencias de género.

Creo en los trabajos dados a la persona más adecuada para ellos, no al hombre, no a la mujer, no al que más se lo merece ni el que más se ha esforzado para conseguirlo, sino a la persona más adecuada, más competente, mejor formada, al mejor para ello al margen de ningún dato más.

Me importa una mierda tu religión, tu vida privada, ni tu tendencia sexual.

No creo en el orgullo de ningún tipo ya sea gay o hetero, no hay que darle importancia a algo que no la tiene.

Me da exactamente igual en que dios creas siempre y cuando respetes al resto, la religión no es el malo de la historia, sino todos aquellos extremistas que intentan imponer sus ideas frente a las de otros.

No me vengas conque eres blanco, negro, amarillo o cualquier otro color al que compares tu piel, yo tengo ropa de todos los colores y no por ello voy alardeando o quejándome, tu raza implica de donde provienes, siéntete orgulloso o no, eso es cosa tuya, no del resto, las injusticias del pasado no son cosa mía, las del presente y el futuro ya son otra cosa.

Creo que existen las situaciones estúpidas y despreciables en las que una persona es considerada inferior al resto (no niego esa realidad), creo en la igualdad sin bandos, en la lucha de desigualdades sin poner la etiqueta de raciales, género, religiosas, una injusticia es una injusticia y como tal hay que luchar contra ella.

En este mundo no hay lucha entre grupos, sino un solo grupo contra aquellos que no creen en los derechos de todos, luchar por los derechos de la mujer y del hombre, por los gays, heteros y cual sea su posición sexual y de género, luchar por el respeto a todas las religiones, por los derechos de los negros, no por ser negros, sino por ser personas, de los blancos, no por ser blancos, sino por ser personas, la raza implica procedencia, no valor.

Nadie es responsable de lo que hicieron nuestros antepasados, la culpabilidad quedó en sus tumbas, uno es responsable de sus propios actos.

No tiene razón de ser el tomar represalias por actos pasados, ni tú ni yo los sufrimos ni mucho menos provocamos.

No soy nada, no tomo bandos, todos somos iguales.

lunes, 22 de agosto de 2016

Elección

El trabajo duro y la paciencia dan resultados,

el amor existe y todo el mundo tiene a alguien esperando,

la gente es buena, las malas personas no son las que abundan,

todos estamos aquí por alguna razón,

la justicia está a la orden del día,

todos somos iguales.

Mentiras o no yo solo sé que no sé nada,

que el mundo está loco y es imperfecto,

que la felicidad se decide pese a todo.

Ataraxia.

viernes, 5 de agosto de 2016

Eu

No me da la gana ser meticuloso.
No me da la gana alinear mis versos, ser ordenado.
Encuadrar bien la imagen.
No cometer faltas de Hortografía.
Ser políticamente correcto.
No me da la gana preocuparme por poner expresiones infantiles, soy infantil.
No dar mi opinión por miedo a lo que opinen los demás.
No me da la gana cambiar mi forma de ser y escribir por gustar más.
Soy así, a quien no le guste que no me lea y a quien sí, bienvenido sea, ¡O vienbenido que cojones! Que os duelan los ojos al leerlo.
Y es que soy consciente que no soy bueno en lo que hago pero me gusta.
Soy consciente que no voy a ningún lado pero hago lo que quiero y no me veo haciéndolo de otra manera.
No quiero aprender, o mejor dicho no quiero que nadie me enseñe. La escritura es mi vida y como tal quiero experimentarla.
En el trabajo me encargaré de hacer las cosas como les guste al resto, fingir quien no soy.

Aquí soy yo mismo.

jueves, 4 de agosto de 2016

Esperando el bus

Miro a la gente a la cara
y pienso en sus años perdidos,
guardados a la ignorancia
del que cree que el mundo es para uno mismo.

Infinitos universos usando un mismo espacio.
El anciano triste recordando el pasado.
El bebe que tiene lo deseado.
La niña alegre con su muñeca de trapo.
El padre cansado preocupado por el paro.
Todos en la misma parada
de un bus que aun no ha llegado.

Miro a la gente a la cara
y pienso que somos iguales,
distintas vidas y miradas,
mismos valores e ideales.
Una vida en sociedad, diferentes libertades.
Convivencia en un mundo en el que todos somos protagonistas de nuestra propia existencia.
Realidades.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Lloriqueos del fondo de un vaso

Me tomo con calma el camino andado,
bebo… respiro, y le echo otro trago.
Y es que al fin y al cabo,
las preocupaciones valen lo que la cerveza te quita,
ese sabor amargo de la derrota, ese que te jode la vida.
Me tomo con calma el camino andado,
bebo… respiro, y le echo otro trago.
Si me relaciono con alguien, no me comparo,
esos “Que tal” que te quitan el sueño,
y que realmente te dan igual que hayan encontrado
un trabajo en condiciones o estén en paro,
que sea soltero feliz o felizmente acompañado,
y es que aun no me relaciono con casados.
Yo solo bebo… respiro, y le echo otro trago.
Con el peligro de que me llamen borracho,
ser motivo de mofa, ridiculizado.
Me da igual, suficiente tengo con lo mío,
lo vivido, lo sentido, lo soñado.
Desde pequeño estudiando no para vivir,
sino para ser esclavizado.
¿Del amor?
Ese sentimiento amargo que bebiendo me estoy quitando.
¿Conocimientos?
Los justos y necesarios.
No soy más que un paleto al que unos padres han criado,
un capullo sin causa alguna,
me han llamado indeseado.
Y aquí sigo bebiendo… respirando, y pegando más…
Con el fondo me he topado.
Cambiando de opinión no todo es tan malo,
la vida es bonita para que negarlo.
Por favor camarero, lléname el vaso,
que no quiero pensar, soy solo un vago.
Paso de la rima, paso de explicarlo,
las cosas malas cosa mía,
del resto poco me ha tocado.
Soy solo un borracho que del pasado se queja,
ahogando sus penas,
en el fondo de un vaso.


domingo, 31 de julio de 2016

Cuestión de prueba y error

Me gusta cambiar,
pensar que soy otro,
escapar de la realidad,
no me planteo las cosas y a su vez
me planteo todo.

Con un futuro soñar,
de esos imposibles que consiguen pocos,
no rendirme jamás,
preocuparme por uno mismo
hacer oídos sordos.

Decido el camino a tomar,
de mis fracasos aprendo solo,
nadie me tiene por que juzgar,
uno es como es sin consejos que no pido
y que me atan corto.

martes, 26 de julio de 2016

Con las manos en la masa (Por el Aniversario de Cervantes y Shakespeare)

-No me mates que ya me mato yo. –dijo la gigante a Don Quijote (una gigante de verdad, no esos molinos del cuento que tanto le gustaba leer y releer hasta el hartazgo).

Don Quijote, o Miguel como era su verdadero nombre, se quedó perplejo no sabiendo qué hacer con la lanza que apuntaba directamente al pecho de aquella mujer enorme que no paraba de llorar.

-Perdone que me meta donde no me llaman, pero puesto que vuesa merced me va a facilitar todo el trabajo, ¿Puedo saber a qué viene tal deseo de morir?

La giganta se secó las lágrimas que formaban grandes charcos al caer contra el suelo, y sollozando, empezó a hablar.

-Mi nombre es Julieta y recientemente ha muerto la razón de mi vida, el amor de mis amores, todo lo que deseaba,  todo lo que tenía en este mundo, mi amante el gran William Romeo Shakespeare. Una herida en mi enorme corazón se ha abierto para no volverse a cerrar, mis lágrimas inundaran ciudades y mi gritos de dolor taparan cualquier tormenta, no deseo otra cosa más que morir en paz para, de una vez por todas, volverme a encontrar con mi amado. –empezó de nuevo a llorar, el caballo de Miguel Quijote se enrabietó estando a punto de tirarle al suelo.

El caballero suspiró, él solo había venido a matar a un gigante para ganarse la reputación que merecía y a cambio, allí estaba consolando a aquel edificio con patas. A él era a quien llamaban loco pero estaba claro que los locos eran el resto del mundo.

-Pero mujeeeer, ¿No ves que hay mas peces en el mar? O en su caso ballenas mas bien. Esto no es el fin ya verá cómo no.

-Murió por mi culpa el pobre de mí William Romeo, se suicidó al creerme muerta, no puedo seguir respirando con esa carga sobre mis hombros. No pudo soportar vivir sin mí y decidió beberse un veneno para estar a mi lado, no puedo hacer yo menos. –y arrebatándole la lanza de las manos, se apuñalo con ella en su enorme pecho cayendo de forma dramática contra el suelo justo antes de dejar de respirar y con ello, de llorar.

Quijote no tuvo tiempo de reaccionar, en ese momento deseaba haber estado hablando con molinos de verdad aunque, mirándolo por el lado bueno, no había tenido que mancharse las manos y no había nadie cerca que fuera testigo de lo ocurrido.

Se bajó de su caballo y, escalando sobre el vestido de la llamada Julieta llegó hasta donde estaba clavada la lanza. La agarró con las dos manos tirando con todas sus fuerzas para desprenderla del cuerpo ya inerte.

-¡Julieta estoy vivo! –se oyó una fuerte voz en ese momento a sus espaldas. –No tomé la dosis letal para un gigante y cuando desperté me dijeron que tu también estabas vi…

Se hizo un silencio, Julieta tendida en el suelo esta vez muerta de verdad, el gigante Romeo enfrente de ella vivito y coleando, Quijote de pie encima del muerto lanza ensangrentada en mano. Soltó un bufido.

-Quien me mandaría dejar mis libros de caballería.